Juntos y campeones, ¡Argentina!