press to zoom

press to zoom

press to zoom
1/2

Con 15 medallas doradas, cinco de Fede Grabich, la Selección de Natación confirmó su gran presente y enorme futuro: peleó mano a mano con Brasil el liderazgo del Sudamericano, que vio a Ceci Biagioli convertirse en la máxima medallista histórica de la competición.

Fue un gran trabajo del equipo. Significó la confirmación del nivel que está desarrollando la Selección. Con muchos nadadores jóvenes, de gran actualidad y con un futuro notable, la natación cerró un Sudamericano histórico en Paraguay. Con 419 puntos, finalizó en el segundo puesto del torneo, detrás de Brasil, que a pesar de no contar con sus grandes figuras masculinas, llevó lo mejor a nivel femenino.

 

Desde lo númerico, Argentina terminó el campeonato con un record sudamericano, gracias al título obtenido en 200 metros pecho por Julia Sebastián, además de quebrar 12 registros nacionales. Grabich, el mejor nadador argentino del momento, se colgó una presea por cada dedo de una de sus manos. Fueron cinco: 50m, 100m y 200m libres, sumado al de las postas 4x100m masculina (junto a Matías Aguilera, Lautaro Rodríguez y Guido Buscaglia) y de la 4x100 combinados en compañía de Maki Ceballos, Andrea Berrino y Santiago Grassi. Éste último, que dirá presente en Río, se consagró en los 50m mariposa.

 

Por el lado de las chicas, además de la consagración en los 200 y 400 metros combinados de Vicky Bardach, que le valieron sendas marcas para los Juegos Olímpicos, hay que destacar las actuaciones de Andrea Berrino (oro en 50m y 200m espalda) y de Macarena Ceballos (50m y 100m pecho). 

 

Más allá de los nombres propios, el nivel general del equipo argentino fue sobresaliente: 37 medallas (15 doradas, 12 plateadas y 10 de bronce) para conseguir la mejor performance histórica en este tipo de competencias. Y si hablamos de historia, que decir del trabajo de Cecy Biagioli, que a la espera del preolímpico de aguas abiertas, se tiró a la pileta y fue plata en los 800m libres y se subió al primer lugar del podio en los 1.500m. Una deportista interminable, que le marca el camino al resto de los jóvenes. Una atleta que vivió su primera experiencia olímpica a los 15 años y, 16 años después, sigue con las mismas ganas de demostrar su capacidad y vigencia en el agua.

 

La natación nacional vive una nueva era. Con Grabich en el techo y varios chicos que se quieren subir junto a él.

MARCOS BARALE

MENSAJE DE CAPITÁN

 

  • YouTube - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • Google+ - White Circle