UN BRONCE OLÍMPICO INOLVIDABLE PARA EL VÓLEY ARGENTINO DE LA MANO DE UNA SELECCIÓN QUE JUGÓ CON EL CORAZÓN

En una histórica actuación, la selección masculina de vóley, se adjudicó la medalla de bronce luego de derrotar a Brasil en el tie break (3-2). Así, y luego de 33 años, se subieron al podio olímpico de Tokyo 2020.

Voley masculino - podio 01.jpg

El seleccionado argentino masculino de vóley hizo historia y le ganó la medalla de bronce a Brasil en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. El primer parcial quedó para los argentinos por 25-23. En el segundo set, el equipo brasilero mejoró su nivel y se llevó la manga por 25-20. Un resultado similar al que figuró en el tercer set (25-20). El cuarto fue para Argentina por un contundente 25-17. Y en el tie break, el equipo de Marcelo Méndez dio el golpe con un 15-13.

Después de 33 años, de aquel bronce en Seúl 1988, el vóley argentino se subió al podio olímpico por segunda vez en su historia.

Fue un primer parcial de alto vuelo el que jugó el equipo argentino. Con un Facundo Conte activo y certero en sus ataques -terminó con 9 puntos el set-, sumado al estupendo armado de Luciano De Cecco, se notó la concentración y el espíritu de los de Méndez, que enviaron un claro mensaje tras la derrota ante Francia y se quedaron con la manga inicial por 25-23.

Ya en el segundo set, Brasil mejoró su efectividad en el saque, que había tenido tres errores en el comienzo. Con el poderío en la ofensiva de Wallace y Lucareli, más el ingreso positivo de Douglas, los campeones olímpicos en Río 2016 se hicieron fuertes para poner paridad en el resultado gracias al 25-20 para los brasileños.

El tercer período fue de menos a más para el seleccionado argentino de vóley. Llegó a ponerse a cuatro puntos de distancia de Brasil (6-2), pero el recambio de los brasileños, sumado a varios errores de Argentina en el ataque bastaron para que los campeones en la última edición de los Juegos Olímpicos tomaran ventaja y volvieran a quedarse con el parcial por 25-20.

Inmejorable fue la actuación de los dirigidos por Marcelo Méndez en el cuarto período. Con un ataque explosivo de la mano de Bruno Lima, sumado al fantástico trabajo del bloqueo (6/17) con Agustín Loser como referente, Argentina mantuvo la diferencia y cerró con un contundente 25-17.

El tie break se jugó con el corazón en la mano. Y ahí apareció otra vez Loser, el hombre que jugó el mejor set de su vida, y con la camiseta de la selección de vóley, para que Argentina se quede con el parcial por 15-13 y una medalla de bronce histórica.

Los dirigidos por Méndez quedaron en la historia en esta nueva edición del clásico sudamericano. El equipo albiceleste repitió de este modo la hazaña lograda hace 33 años en Seúl 1988, donde el conjunto nacional sumó la única medalla de bronce en un juego olímpico, justamente ante el mismo rival.

Pese a haber tenido una actuación memorable durante toda la cita olímpica, el equipo nacional había caído en semis ante Francia por 3 a 0 (25-22, 25-19 y 25-22) y se había quedado en la puerta de acceder a su primera final olímpica. La última vez que el vóley argentino había estado en una semifinal en un Juego Olímpico había sido Sydney 2000, donde tampoco pudo meterse en la pelea por el oro tras caer ante Rusia por 3-1.

Voley masculino vs BRA por el bronce 01.jpg

Pese a ello, en esta oportunidad tuvo su revancha ante el poderoso elenco brasileño, oro en Río 2016, que venía de ser derrotado en la otra semifinal por Rusia por 3-1 (18-25, 25-21, 26-24 y 25-23). Fue el segundo choque en esta cita olímpica, ya que Brasil venció 3-2 a la Argentina en el encuentro correspondiente a la fase de grupos.

El seleccionado argentino que compitió en Tokio 2020 y que tuvo a De Cecco como el mejor armador y a Bruno Lima como el máximo anotador del torneo (con 138 puntos), cumplió con grandes actuaciones: eliminó en los cuartos de final a Italia, una de las grandes potencias que había sido medalla de plata en Río 2016, en un partidazo que ganó por 3 a 2 (21-25, 25-23, 25-22, 14-25 y 15-12) y antes, en el encuentro que cerraba la fase de grupos y definía el pase a cuartos, el equipo de Méndez superó a Estados Unidos, otro top 5, por 3 a 0.

En el denominado “grupo de la muerte” –del que surgieron los cuatro semifinalistas–, el debut en los JJ.OO fue contra el Comité Olímpico Ruso con derrota por 3-1. En la segunda fecha contra Brasil, N°1 del ranking, ganador de la Liga de Naciones 2021 y amplio dominador del clásico sudamericano, Argentina se quedó con un sabor amargo por la caída por 3-2, ya que ganaba 2-1 en sets y había sacado una ventaja de 17-11 en el cuarto. Luego, obtuvo una victoria clave ante Túnez por 3-2, tras perder los primeros dos sets.

Argentina comenzó a dar muestras de la evolución del vóley a nivel local ya en Los Ángeles 1984, cuando el representativo del país quedó en la sexta colocación tras caer en Corea del Sur en el duelo que dirimió el quinto lugar. El golpe sobre la mesa se desarrolló en Seúl 1988, con la que fue hasta hoy en día el mejor resultado: ganó la medalla de bronce luego de superar 3-2 a Brasil en el choque del tercer puesto.

Tras quedar octavo en Atlanta 1996, la albiceleste otra vez dio un golpe sobre la mesa durante Sídney 2000: llegó a semifinales, cayó con Rusia y luego finalizó en el cuarto puesto por una derrota 3-0 ante Italia en el choque por la presea de bronce. Los cuartos de final de Atenas 2004 (perdió con Italia) marcó un sonido de recambio que se acentuó con la ausencia en Beijing 2008. Ya para Londres 2012, el equipo firmó otro arribo a cuartos de final que terminó con una resonante caída (0-3) ante Brasil. La ecuación se repitió en Río 2016: Brasil lo eliminó en cuartos de final con un 3-1.

Ahora, el seleccionado se tomó revancha de lo que sucedió hace cinco años. Y también hace unos pocos días en la fase de grupos. Argentina le ganó a Brasil y es bronce olímpico. Historia pura para el vóley celeste y blanco.

Voley masculino vs BRA bronce definición 01.jpg
  • Negro Twitter Icono
  • Negro Facebook Icono
  • Negro del icono de Instagram
  • Negro del icono de YouTube